La Historia empezó con nuestro padre...

IMG_2480_edited.jpg
IMG_2475_edited.jpg

Nuestro padre fue un niño de la posguerra, que a los 13 años emigró a Madrid y entró como camarero en un bar y nunca conoció otro oficio porque ha sido feliz siempre trabajando ello hasta su jubilación. Esta pasión por la hostelería y el trato al cliente se lo ha transmitido a sus siete hijos.

En 1.968 empezó nuestro padre, en el primer restaurante, que años después bautizó como restaurante La Picota, en honor al pueblo de nuestra madre, que nació en Serranillos (Ávila).

Para poder hacer frente a todos los pagos, trabajábamos en La Picota toda la familia: nuestra madre en la cocina, nuestro padre y nuestro tío en la barra, y los hijos, cuando salíamos del colegio, íbamos a ayudar a nuestros padres recogiendo las mesas. El restaurante tenía seis mesas y dábamos hasta treinta comidas diarias. 

De los siete hijos que somos, cinco hemos decidido seguir los pasos de nuestros padres, dedicándonos desde que empezamos a trabajar, en la hostelería. Esta pasión y esfuerzo que nos trasladó nuestro padre, ha conseguido que a día de hoy, nuestro grupo esté compuesto de 4 restaurantes y una cafetería – churrería. Años después seguimos las claves del éxito que siempre nos repite nuestra madre; para progresar en la hostelería, hay que ser simpático, honrado y limpio. 

A día de hoy, los establecimientos siguen con la tradición de nuestros padres, incluso en el nombre, nuestros restaurantes, La Picota I, La Picota II, La Picota III y La Fuente, y nuestra cafetería – churrería, San José